Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

NEUROCIENCIAS Y NEUROPSICOEDUCACIÓN
“Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro es como querer diseñar un guante sin nunca haber visto una mano". Leslie Hart

img
img
13 de Febrero, 2015 · Dr. Roberto Rosler

Sin Neurotransmisores felices no hay aprendizaje

Los “Neurotransmisores felices” que promueven nuestra supervivencia también cumplen una función esencial en el aprendizaje.

Los Neurotransmisores felices se desactivan para que puedan activarse

El sentimiento que denominamos “felicidad” está relacionado con cuatro neurotransmisores cerebrales especiales: la Dopamina, la Endorfina, la Oxitocina y la Serotonina.

Estos “neurotransmisores felices” se incrementan cuando su cerebro observa algo que es bueno para su supervivencia. Luego los desactiva para que estén preparados para reaccionar nuevamente cuando algo bueno se cruza en su camino.

Cada “neurotransmisor feliz” desencadena un tipo diferente de sentimiento positivo:

  • La Dopamina genera la alegría de encontrar lo que estamos buscando: sentimiento “¡Eureka, lo encontré!”.
  • La Endorfina enmascara el dolor, sentimiento que a menudo es denominado euforia.
  • La Oxitocina crea la sensación de seguridad con otras personas, también denominada vinculación afectiva.
  • La Serotonina genera el sentimiento de que uno es respetado por los otros, o sea el amor propio.

sistema limbico

Los “neurotransmisores felices” son controlados por el Sistema Límbico. 

Este sistema libera neurotransmisores que le dicen a su cuerpo “esto es bueno para vos, avanzá hacia él” o “esto es malo para vos, evitalo”. 

Su cuerpo no siempre le obedece a estos mensajes porque la corteza cerebral puede ignorarlos momentáneamente, sin embargo, en caso de ser desobedecido, el Sistema Límbico ―también conocido como  el “corazón” de sus conductas― intentara cambiar la respuesta una y otra vez.

Su cerebro lo recompensa con buenos sentimientos cuando usted hace algo bueno para su supervivencia.

Cada “neurotransmisor feliz” estimula un tipo diferente de conducta de supervivencia:

  • La Dopamina lo empuja a encontrar lo que necesita, aún cuando esto implique mucho esfuerzo.
  • La Endorfina permite ignorar el dolor (físico o emocional) para que pueda huir de lo que lo lastima cuando lo está lastimado.
  • La Oxitocina posibilita confiar en los otros.
  • La Serotonina lo motiva a obtener respeto, lo cual aumenta sus posibilidades de conseguir pareja y de proteger a sus hijos.

La corteza cerebral observa el mundo exterior como un caos de detalles hasta que su Sistema Límbico etiqueta las cosas como buenas o malas para usted. Más importante aún, su corteza cerebral no puede generar “neurotransmisores felices”. Si quiere felicidad la obtendrá del Sistema Límbico.

Sin embargo, su corteza cerebral y su Sistema Límbico, literalmente, no se hablan entre sí. Esto se debe a que el Sistema Límbico no puede procesar el lenguaje. Cuando uno tiene un diálogo interior (o sea, se habla a sí mismo), esta conversación ocurre en la corteza cerebral. El Sistema Límbico nunca le dice a usted en palabras por qué activa un “neurotransmisor feliz” o uno infeliz.

Un león hambriento es “feliz” cuando ve a su presa. Sus “neurotransmisores felices” generan un estado de excitación que liberan energía para la caza. 

La Dopamina aumenta lo cual acelera su sistema motor para abalanzarse sobre su presa.

Un elefante sediento es feliz cuando encuentra agua. El buen sentimiento de saciar su sed activa su Dopamina, la cual genera conexiones permanentes entre sus neuronas. Esto lo ayudará a la ahora de buscar líquido en el futuro: ya no necesitará tratar de aprender en dónde está, ya que la Dopamina simplemente ha “pavimentado” un circuito neuronal. La próxima vez que vea cualquier señal de un charco, una corriente eléctrica atravesará a toda velocidad el circuito neuronal hacia sus “neurotransmisores felices”.

Su sentimiento positivo le dirá “acá está lo que necesitas”. Sin mucho esfuerzo, los “neurotransmisores felices” promueven la supervivencia. No obstante, estos no se activan de manera constante. 

El cerebro del león tiene un aumento de sus “neurotransmisores felices” cuando obtiene otra presa, y en el elefante se activan solamente cuando encuentra algo que necesita para su supervivencia. ¡En la naturaleza no existen “neurotransmisores felices” gratis!

Los sentimientos positivos evolucionaron porque nos mantienen haciendo cosas que promueven nuestra supervivencia.

A menudo nos sucede que nos gustan cosas que no son buenas para nosotros y le tenemos miedo a cosas que nos resultan favorables. 

¿Por qué habrá construido estas estrafalarias vías un cerebro que evolucionó para lograr el éxito de nuestra supervivencia?

Esto se debe a que el cerebro edifica sobre los circuitos que ya posee. Evolucionamos para depositar experiencia, no para eliminarla. La mayor parte del tiempo la experiencia contiene lecciones importantes, y nos ayuda a ir hacia cosas que nos han permitido en el pasado evitar situaciones que nos han amenazado. 

Pero un enorme aumento de “neurotransmisores felices” crea un gran circuito neuronal, aún cuando demasiado de algo bueno puede lastimarnos. 

Un importante incremento de neurotransmisores de infelicidad construye un enorme circuito neuronal que persiste aún cuando la amenaza haya desaparecido. Esto promueve la supervivencia en un mundo en el cual las cosas buenas son escasas y las amenazas duraderas.

Construir un nuevo circuito neuronal es como tratar de abrir un sendero a través de una densa selva tropical. Cada paso requiere de gran esfuerzo y el nuevo sendero desparece bajo la maleza si no lo usa nuevamente en forma rápida. Este nuevo camino parece ineficiente y muy inseguro cuando una hermosa autopista está cercana. Este es el motivo por el cual las personas a menudo tendemos a quedarnos “pegadas” a los circuitos que ya tenemos.

Usted puede elaborar nuevos senderos a través de la jungla de neuronas de sus alumnos, lo cual puede activar sus “neurotransmisores felices” de nuevas formas. La electricidad fluye en las neuronas como el agua, encuentra el camino de menor resistencia. No obstante, los estímulos no fluyen con facilidad a través de neuronas que nunca se han activado en forma previa. Cada vez que un circuito neuronal es empleado, los impulsos fluyen por él con mayor facilidad. 

O sea que la reiteración desarrolla lentamente un “sendero neuronal”, de la misma forma que un camino de tierra se endurece con los años de uso. 

Pero los neurotransmisores pueden desarrollar un “sendero neuronal” en forma mucho más rápida, de la misma manera que el asfalto pavimenta un camino de tierra en forma casi instantánea. 

Las conexiones neuronales se desarrollan por las cosas que se experimentan repetidamente y neuroquímicamente.

Cuando ha desarrollado una autopista neuronal debido al aumento de sus “neurotransmisores felices”, ésta es utilizada porque uno siente que promueve la supervivencia. 

Este cerebro que hemos heredado puede ser a veces frustrante. En la búsqueda de la supervivencia a menudo desactiva los “neurotransmisores felices” y activa los “neurotransmisores infelices”. Cuando nuestra neuroquímica nos frustra debemos recordar que los neurotransmisores que poseemos han tenido éxito en promover la supervivencia durante millones de años. 


El círculo vicioso de los “neurotransmisores felices”

 

Cuando sus “neurotransmisores infelices” se activan habitualmente usted no les agradece por promover su supervivencia. En lugar de eso se focaliza en cómo aumentar sus “neurotransmisores felices”.

 

Por ejemplo, cuando el hambre gatilla un sentimiento negativo, un mamífero busca comida. Encontrarla aumenta los “neurotransmisores felices” antes de que comience a comerla.

 

Los “neurotransmisores felices” se activan cuando usted descubre una forma de encontrar sus necesidades.

 

Un mamífero debe asumir riesgos para localizar su satisfacción, ya que puede ser atacado por un predador mientras busca comida. Se expone a conflictos sociales mientras busca una pareja. Existe el peligro de perder sus hijos y con esto la preservación de sus genes. Los “neurotransmisores infelices” son la forma en la que el cerebro nos alerta sobre estos riesgos.

 

Los “neurotransmisores infelices” funcionan porque nos hacen sentir mal y así logran nuestra atención rápidamente.

 

Cuando una gacela hambrienta huele un león, los sentimientos negativos la motivan a correr antes que a seguir comiendo. Ella sobrevive porque el olor a león gatilla un sentimiento que es mucho más poderoso que el hambre. Una vez que la gacela logra escapar del gran felino, los sentimientos negativos del hambre captan nuevamente su atención y busca un lugar seguro para pastar.

 

Estamos vivos porque los “neurotransmisores infelices” captaron la atención de nuestros ancestros ante cada amenaza.

 

Los sentimientos negativos son generados por el Cortisol -hormona esteroide-, que puede ser disparado por: una disminución de su glucosa en sangre, el olor de un predador, la exclusión social o una miríada de otras señales de peligro.

 

Cuando el Cortisol se eleva, conecta y activa las neuronas cerebrales en forma instantánea. Esto genera un cableado cerebral que aprende a reconocer las claves que predicen peligro en el futuro.

 

Si uno siente una “alerta por Cortisol”, su Cerebro rápidamente busca una forma de detenerla. A veces la solución es tan obvia como sacar la mano de la pava ardiente. Pero, en otras oportunidades, los sentimientos negativos no tienen causas ni soluciones obvias.

 

Este tipo de sentimientos mantienen el comando de su atención con el objetivo de que usted “debe hacer algo.” Su cerebro continúa explorando el medio ambiente para encontrar una forma de detener ese sentimiento negativo.

 

La sensación negativa promueve la supervivencia pero también puede ser la causa de problemas. Nos motiva a hacer cualquier cosa que disminuya el Cortisol.

 

¿Comer medio kilo de helado puede resolver haberse sacado un dos en un examen o que mi novia me haya abandonado? Desde la perspectiva de su cerebro, puede ser una solución. Conscientemente, usted sabe que comer medio de kilo de helado no resolverá el problema. Pero cuando algo hace que disminuyan los “neurotransmisores infelices” y aumenten los “neurotransmisores felices”, su cerebro aprende de esa experiencia.

 

Cuando el medio kilo de helado aumenta los “neurotransmisores felices” (porque la grasa y el azúcar son escasos en la naturaleza), se “pavimenta” un circuito neuronal.

 

La próxima vez que tenga ese sentimiento de “debo hacer algo” este circuito neuronal lo verá como un “hacer algo” que usted ya conocerá, por lo que permanecerá en el arsenal de estrategias de supervivencia de su cerebro Límbico. El Cortisol es gatillado por desilusiones. Su cerebro Límbico le avisa cuando sus expectativas no han sido cumplidas. Ese sentimiento de “debo hacer algo” atrae su atención si sus expectativas de amor o éxito no se cumplen, y su cerebro responde con las estrategias que ha incorporado.

 

 

La activación de los “neurotransmisores felices” dura un corto período de tiempo; estos son reabsorbidos y la conciencia de las amenazas a la supervivencia reaparecen.

 

La búsqueda del cerebro de “neurotransmisores felices” a menudo lleva a un círculo vicioso debido a sus efectos secundarios.

 

Una frase anónima dice: “Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda”.

 

Los “neurotransmisores felices”, debido a la selección natural, existen por sus efectos secundarios. Cuando los “neurotransmisores felices” disminuyen y buscamos más, obtendremos más efectos secundarios. Estos se acumularán hasta un punto en el cual pueden gatillar “neurotransmisores infelices”.

 

Ahora, la conducta que utiliza para generar felicidad crea más infelicidad.

 

Y cuanto más Cortisol usted produzca, más motivado estará para repetir la conducta que usted supone que lo hará feliz: ya está “cableado” neuronalmente para la frustración.

 

Los círculos viciosos están en todas partes. Entre los más frecuentes se encuentran el alcohol, la comida chatarra, la compra compulsiva y las drogas. Otros círculos viciosos bien conocidos son tomar riesgos, enojarse y enamorarse.

 

Cada una de estas conductas puede hacerlo sentir bien en un momento que usted estaba mal. El sentimiento positivo significa que los “neurotransmisores felices” están construyendo conexiones neuronales, haciendo que sea más fácil gatillar sentimientos positivos de esa manera en el futuro. Con el paso del tiempo se desarrolla una super-autopista neuronal. Ahora su cerebro puede activar esta conducta sin esfuerzo.

 

Pero demasiado de una cosa buena puede gatillar “neurotransmisores infelices”, lo que le hace saber que es tiempo de detenerse. Sin embargo, es difícil parar porque su cerebro busca los “neurotransmisores felices”.

 

Por lo tanto, la misma conducta puede desencadenar a la vez sentimientos positivos o negativos, como si uno estuviera manejando con un pie sobre el acelerador y el otro pie sobre el freno.

 

Usted puede detener este círculo vicioso resistiéndose a esa sensación de “hacer algo” y vivir con el Cortisol activado. Esto último no es fácil porque el Cortisol demanda en forma intensa su atención. Esta hormona no evolucionó para que usted se siente y la acepte elevada. Pero se puede desarrollar la habilidad de no hacer nada durante una “alerta de Cortisol”, a pesar de la urgente necesidad de que la elevación del mismo desparezca de cualquier forma posible.

 

Si no hace nada durante una elevación estimulará un circuito de felicidad alternativo en lugar del que generalmente activa durante estas situaciones. Un círculo virtuoso comienza en ese momento.

 

No es fácil ser un mamífero con una gran corteza. Tenemos suficientes neuronas como para imaginar cosas que no existen en vez de focalizarnos en lo real.

 

Tener una gran corteza nos permite mejorar ciertas cosas, pero también nos deja con la sensación de que algo no está bien en el mundo que nos rodea.

 

Esto puede llevar a tomar decisiones que aumentan los “neurotransmisores infelices”. La realidad puede ser una desilusión comparada con el mundo ideal que la corteza puede llegar a imaginar.

 

¿Y qué pasa con el amor?

 

El Sistema Límbico fue naturalmente seleccionado a lo largo de millones de años por su capacidad de aumentar las posibilidades de reproducción.

 

La sexualidad y el amor son ejemplos típicos que estimulan la reproducción y permiten perpetuar nuestros genes. Por todo esto no es sorprendente que aumenten los “neurotransmisores felices”. Competir exitosamente por parejas con buenos atributos promueve sus genes y activa sus “neurotransmisores felices”.

 

Las alianzas sociales suscitan el éxito reproductivo. Los mamíferos con más aliados sociales y con un “status” elevado en su grupo social tienen más posibilidades de que sus hijos sobrevivan.

 

El cerebro produce el éxito social recompensándolo con “neurotransmisores felices”. Si nuestra posición social es amenazada, nos lo advierte mediante una elevación de Cortisol porque esto es una amenaza para la propagación de nuestro ADN.

 

Cada “neurotransmisor feliz” recompensa el amor de una manera diferente.

 

- La Dopamina es estimulada por la búsqueda del amor. Nos avisa que nuestras necesidades están a punto de ser encontradas. Para los humanos hallarla es inigualable: nos genera una gran elevación de Dopamina porque una larga búsqueda para encontrar una necesidad estimula una verdadera “explosión” de Dopamina.

 

- La Oxitocina es generada por la confianza social, el orgasmo y el tacto.

 

El sexo crea una gran elevación de Oxitocina, causando una gran confianza social, aunque de corta duración. El parto también lo hace tanto en la madre como en el bebé. Finalmente, la amistad también estimula la Oxitocina.

 

- La Serotonina es estimulada en el amor por la posición social de nuestra pareja, el orgullo de estar asociado a alguien con un status social elevado.

 

Cuando uno recibe el afecto de una persona socialmente deseable, esto aumenta los niveles de Serotonina. Cuando uno obtiene la admiración de otras personas también acrecienta la Serotonina.

 

- La Endorfina es estimulada por el dolor físico o emocional. El llanto también estimula la Endorfina. Si alguien que usted ama le genera dolor, la Endorfina liberada pavimenta un circuito neuronal, “cableando” su cerebro para esperar un sentimiento positivo ante el dolor en el futuro.

 

Muchas personas aprenden a tolerar relaciones dolorosas porque su cerebro ha aprendido a asociar esa relación interhumana disfuncional con el sentimiento positivo de la Endorfina.

 

No existe el “amor gratis” en la naturaleza. Los “neurotransmisores infelices” invaden su vida mientras usted busca el amor de todas las formas posibles. El cerebro promueve la liberación de Cortisol cuando se da cuenta de que sus propuestas sociales son una desilusión. Este sentimiento negativo motiva al cerebro a “hacer algo.” Le recuerda que su ADN será aniquilado si no toma las riendas del su problema.

 

Perder a su amante libera una gran cantidad de “neurotransmisores infelices”. Para el cerebro es difícil terminar una relación amorosa porque los circuitos “pavimentados” por la Oxitocina aún están ahí. Pero si no puede romper la relación sus genes están condenados. El dolor generado por la pérdida del amor en realidad promueve la supervivencia de su ADN ya que posibilita “recablear” sus circuitos cerebrales de manera tal que pueda seguir adelante y buscar una nueva pareja.

 

En cierta forma, el Cortisol promueve el amor ayudándonos a evitar aquellos lugares donde no lo conseguiremos.

 

Leer en sitio web / descargar en PDF:

www.asociacioneducar.com/neurotransmisores-aprendizaje

www.asociacioneducar.com/neurotransmisores-aprendizaje2

 

Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar).

 

publicado por alexcork a las 12:16 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Sobre mí
FOTO

Alejandra Cork de Spengler

"Mientras el cerebro sea un misterio, el universo continuará siendo un misterio”. Santiago Ramón y Cajal

» Ver perfil

img
.Buscador
Blog   Web





img
.Tópicos
» Allan Snyder (2)
» Andre Fenton (1)
» Asociación Educar (1)
» Bateria de Luria (12)
» BBC Ciencia (1)
» Carlos Teisaire (1)
» Cerebros brillantes (1)
» Dan Pink (2)
» Dr. Antonio Damasio (1)
» Dr. Carlos Logatt Grabner (28)
» Dr. Facundo Manes (23)
» Dr. Horacio Antonetti (1)
» Dr. Mariano Sigman (2)
» Dr. Mario Alberto Vestfrid (3)
» Dr. Mario Mendez (1)
» Dr. Nse. Luis María Labath (2)
» Dr. Nse. Vicente Granados Rivera (1)
» Dr. Paul Sullivan Willis (3)
» Dr. Roberto Rosler (26)
» Dr. Sergio Mora (2)
» Dr. Vicente Granados Rivera (1)
» Dra. Judy Willis (1)
» Dra. Valeria Guaita (2)
» Educación (5)
» Francisco Mora (1)
» General (67)
» Giacomo Rizzolatti (1)
» GUILLERMO JAIM ETCHEVERRY (1)
» Howard Gardner (1)
» Inst. Carlos Santiago Teisaire (1)
» Inteligencia animal (1)
» Joaquim Fuster (1)
» Joe Dispenza (1)
» José Antonio Marina (1)
» Jostein Gaardner (1)
» Juan Carlos Seguí, Prof., M.D. (1)
» Juan Vaello Orts (2)
» Libros (1)
» Lic. Enrique Castillejo (1)
» Lic. Florencia Salvarezza (1)
» Lic. María Roca (2)
» Lic. Nse. Adriana Marcovich (4)
» Lic. Nse. Claudia Castellanos (1)
» Michael Corballis (3)
» Michael Gazzaniga (1)
» NEUROCIENCIA (14)
» Neurodidáctica (3)
» NEUROEDUCACIÓN (1)
» Nse. Luisa Cordeiro (1)
» Nse. Marita Castro (28)
» Nse. Prof. Rosana Fernández Coto (2)
» Oliver Sacks (1)
» Paul Ekman (1)
» Prof. Elena Ortiz de Maschwitz (5)
» Prof. Magdalena Ortiz (1)
» Prof. Nse. Lucrecia Prat Gay (6)
» Prof. Nse. Mabel Carminati de Limongelli (2)
» Prof. Nse. Mirta Polla Rossi (6)
» Psicóloga Pilar Sordo (1)
» Robert Stickgold (1)
» Rodolfo Llinás (1)
» Ron White (1)
» Sir Ken Robinson (4)
img
.Enlaces
» BIOIMÁGENES
» Resonancia Nuclear Magnética
» Revista "Redes para la ciencia"
» Descubriendo el Cerebro y la Mente
» Blog del Dr. Roberto Rosler
img
.Al margen
Dedicado a todos los interesados en la Neuropsicoeducación.
Me lo dijeron y lo olvidé.
Lo ví y lo entendí.
Lo hice y lo aprendí.
CONFUCIO

Pensar sin estudiar es inútil.
Estudiar sin pensar es peligroso.
CONFUCIO

El verdadero arte del maestro es despertar la alegría por el trabajo y el conocimiento. EINSTEIN

El Hombre es lo que hace con lo que hicieron de él. SARTRE

"...El profesor mediocre dice
el buen profesor explica
el profesor superior demuestra
el gran profesor inspira..."
WILLIAM ARTHUR WARD

PITÁGORAS: Educad a los niños y no castigarás a los hombres.

"No te preocupes por lo que pueda decir la gente. Ellos no te pagan el alquiler.
No son los que ponen el pan en la mesa ni serenidad en tu corazón.
Trata de ser lo mejor que puedas. Nunca te quejes y nunca des explicaciones."
HELEN VAN SLYKE

“La semplicità é la massima sofisticazione”
LEONARDO DA VINCI

“Las escuelas del futuro estarán
diseñadas no tanto para
aprender como para pensar”.
TORRANCE, 1962.

“El énfasis de la educación no debería estar tanto en lo que deben aprender los estudiantes, sino en qué podrán hacer con lo que aprendan”. PAUL TORRANCE

“La Necesidad es la madre de la
invención”. PLATÓN, s.V ac.

ORTEGA Y GASSET: “el estilo es el hombre, queriendo significar con ello, lejos del lenguaje sexista, que cada individuo tiene su personalidad propia y que es el estilo, el gesto, la forma de decir y de hacer las cosas, lo que le imprime a cada cual su autenticidad, sello único que lo distingue y diferencia de los demás".

Proceder con honestidad en aras de la dignidad del hombre es el compromiso más trascendente de nuestro paso por el mundo.
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

"En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales, entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad".
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

“Espero que los graduados por sobre todas las cosas, sean buenos seres humanos.
Es todo lo que hay que ser en la vida.
Tengan decencia, honestidad, que se dediquen al paciente con inteligencia y con pasión”
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

“La falla de nuestra época consiste en que sus
hombres no quieren ser útiles sino importantes”.
SIR WINSTON CHURCHILL

“Las actitudes son más importantes
que las aptitudes”.
SIR WINSTON CHURCHILL

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar”. SIR WINSTON CHURCHILL

"A los jóvenes les pido que entiendan que lo material es temporario, lo que perdurará para siempre serán los ideales y entre ellos la gran convocatoria debería ser: educación y desarrollo científico en busca de una sociedad en la que la equidad social sea lo prioritario".
RENÉ FAVALORO (1923-2000)

"Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más". FLORENTINO AMEGHINO

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela. ALBERT EINSTEIN

Debe evitarse hablar a los jóvenes del éxito como si se tratase del principal objetivo en la vida. La razón más importante para trabajar en la escuela y en la vida es el placer de trabajar, el placer de su resultado y el conocimiento del valor del resultado para la comunidad. ALBERT EINSTEIN

"La ciencia debe ser parte de la naturaleza y de la realidad misma. Fuera de las leyes físicas y químicas presentadas en la teoría cuántica, debemos considerar la existencia de una naturaleza muy distinta, hasta ahora poco conocida para el ser humano". NIELS BOHR

“Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo." LUDWIG WITTGENSTEIN

"El mal maestro informa la verdad, mientras que el bueno enseña cómo encontrarla". ADOLPH DIESTERWEG (1790-1866)


¿Qué es un proceso de subjetivación? Es la formación de un uno que no es un yo o uno mismo sino que es la relación de un yo o de uno mismo con un otro.
Jacques Rancière
img
.Más leídos
» Clases cerebralmente amigables para que sus alumnos recuerden lo que usted les enseña.
» Documental "La mente humana" (BBC)
» ESCRITO A MANO: La importancia de la grafía
» Giro fusiforme: Reconocimiento de caras
» Gnosias
» La falta de descanso altera nuestra percepción.
» Los secretos del cerebro VI - A
» Neurobiología y el arte de la persuasión
» NEUROEDUCACIÓN, O CÓMO EDUCAR CON CEREBRO
» NEUROPLASTICIDAD Y REDES HEBBIANAS. Las bases del aprendizaje
img img
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad